domingo, 21 de octubre de 2018

Hoy hace 50 años que soy periodista






         Mi vida se mueve desde hace 50 años alrededor del periodismo, principalmente hablado, aunque también radiofónico y últimamente en medios digitales.



         Todo ocurrió un día del Domund de 1968, la jornada dedicada por la Iglesia a las misiones. Un día como hoy, los jóvenes de la villa cacereña de Las Brozas realizamos una interpretación teatral en el cine-teatro de Cachucha, oficialmente conocido como Cine López, y en él trabajamos, por sugerencia del párroco de los Santos Mártires, don Constantino Calvo y Delgado, (calvo, sí; pero delgado, no), una excelente persona que puso un cine “La Unión” para sacar dinero para ampliar el edificio religioso que era una ermita y desde los Reyes Católicos quería ser todo un templo, cosa que a fe que lo logró.


         Pues bien, tras la actuación de los jóvenes brocenses redacté una crónica que envié a la edición de Cáceres del periódico regional “Hoy”. Tuve la suerte de que me la publicaran y al recibir el ejemplar la recorté y la puse en mi cartera de muchacho de 15 años. ¡La enseñaba a todo “quisqui”! Y venía en letras mayúsculas mi nombre FRANCISCO RIVERO y debajo una media columna del rotativo. Fue mi comienzo. En cuanto encuentre esta crónica me prometo enmarcarla.


         Después vendrían otras noticias, como cuando di en Radio Popular de Cáceres, hoy la cadena COPE, sobre un cementerio del siglo XVIII que se había descubierto en la villa por unos trabajadores en una obra, concretamente en lo que hoy se llama Travesía de Gabriel y Galán detrás de la Plaza Nueva y que en mis tiempos jóvenes era la Calleja de los Muertos, donde se encontraba un antiguo cementerio.


         Fueron mis comienzos. Con el tiempo entrevisté en Cáceres al grupo de Fórmula V y también al cantante Michel, de los Bravos, cuando eran los números uno con su “Black is black”, y con el tiempo a en Mallorca, entre otras muchas personalidades, al poeta Rafael Alberti, al escritor argentino Jorge Luis Borges, en 1980, o una exclusiva del Premio Nobel de Literatura. el guatemalteco Miguel Ángel Asturias, cuando su viuda me trajo desde París un poema inédito o, también, a un hombre que pisó la Luna, pero esto ya… es otra historia.

domingo, 30 de septiembre de 2018

El Brocense y la Universidad de Salamanca



"No prestéis crédito a nadie, ni a mí mismo, a no ser que las enseñanzas estén corroboradas por razones y argumentos sólidos".

El Brocense en “Los errores de Porfirio”





Como cada última semana del mes de septiembre se celebran en Trujillo los Coloquios Históricos de Extremadura, que ya van por la XLVII edición. En esta ocasión, estaban dedicados al VIII centenario de la fundación de la Universidad de Salamanca y a su relación en influencia cultural con Extremadura. En esta ocasión, de las 30 ediciones en las que he intervenido, la he dedicado a la relación del gramático Francisco Sánchez de las Brozas y la Universidad de Salamanca, de la que fue catedrático de Retórica.


            En la clausura de los coloquios, el alcalde, Alberto Casero, dijo que el próximo año piensa solicitar para los Coloquios la Medalla de Extremadura por la magnífica labor que han hecho a lo largo de sus casi 50 años de existencia desde que loes fundara Juan Moreno Lázaro.


            El lunes, 24, me presenté en la inauguración en el Ayuntamiento y solicité que se me retrasara la lectura de mi ponencia para el último día Se pudo hacer gracias a la gestión del moderador de la mesa, Esteban Mira Caballos, por encontrarme el 27 de septiembre Día Mundial del Turismo, recibiendo un premio en Andorra. Sólo 8 minutos me bastaron para contar la ponencia y pasar las más de 40 diapositivas. Incluso hubo tres intervenciones.

           

Francisco Sánchez El Brocense (Las Brozas, 1523 - Valladolid 1600). Profesor de Retórica en la Universidad de Salamanca, humanista y gramático. Su obra máxima La Minerva "fue una obra monumental de las que rara vez logra producir el ingenio humano", en palabras de Marcial Solana en su "Historia de la Filosofía Española". Estamos en pleno Siglo de Oro español (1550 – 1650), cuando nuestro país era una potencia cultural en Europa.



                Este fue el resumen que se publicó en el cuadernillo de los Coloquios. Por cierto, después de la comida, pase a tomar con uno de los asistentes un café al Parador de Turismo y allí me encontré con el señor Pérez Herrasti, uno de los más importantes apoyos de estos coloquios durante décadas, Me habló de la interesante sugerencia que coloco a continuación: “Que se ponga, en el cuadernillo del programa, la foto de los ponentes, junto a sus nombres”.



El Brocense y la Universidad de Salamanca

            Este año se cumplen 800 años de la creación de la Universidad de Salamanca. Uno de sus más reconocidos profesores fue Francisco Sánchez El Brocense, cuya singular biografía como hombre liberal y progresista para su época le llevó en varias ocasiones a enfrentarse a la Inquisición.

            En la ponencia veremos algo de su curiosa biografía, así como su relación personal y profesional en la Universidad de Salamanca como catedrático de Retórica y como hombre de la cultura; tocó diversas facetas de los conocimientos de su época, entre ellos la teología, lo que le valió esos dos procesos inquisitoriales.

            Esta era su máxima, que pasó a sus alumnos “No prestéis crédito a nadie, ni a mí mismo, a no ser que las enseñanzas estén corroboradas por razones y argumentos sólidos”. Esto lo argumentaba en su obra “Los errores de Porfirio”, por su labor cultural fue elogiado por Miguel de Cervantes en “La Galatea” y uno de sus discípulos fue el escritor Francisco de Quevedo, según lo reconoce él mismo

            Su obra máxima, “La Minerva”, gramática escrita en latín, fue famosísima en toda la Europa del siglo XVII, imprimiéndose en las principales ciudades del Viejo Continente. Sus teorías gramaticales fueron estudiadas en el siglo XX por el suizo Ferdinand de Saussure y actualmente por el pensador norteamericano más brillante, Noam Chomsky.


Y termino con una conclusión que me parece muy importante:



          Una sugerencia y esta va dirigida directamente a los responsables de los Coloquios Históricos de Extremadura es que la edición del año 2023 se la dediquen a El Brocense y se le homenajee en la villa de Las Brozas, con la clausura en el pueblo que le vio nacer. Un servidor forma parte de la comisión nacional del V centenario del fallecimiento del gramático Antonio de Nebrija, muerto en Alcalá de Henares en 1522, por eso ya se está perfilando la comisión nacional del V centenario del nacimiento de Francisco Sánchez de las Brozas y creo que los coloquios no pueden dejar de estar presentes en tan digno acontecimiento cultural.


martes, 25 de septiembre de 2018

Homenaje en la tertulia extremeña El Rato



            Un servidor ha sido hoy homenajeado por los amigos de extremeños de la tertulia “El Rato” en la taberna tricentenaria de Antonio Sánchez, taberna que fue fundada en 1787, con un gran ambiente taurino y en la que se inspiró Antonio Díaz-Cañabate para escribir su “Historia de una taberna”, siendo algunos contertulios suyos personajes tan interesantes en la historia de la cultura española como el pintor Ignacio de Zuloaga, el escritor Pío Baroja o el doctor Gregorio Marañón.



            Pues bien, en este lugar tan emblemático un grupo de buenos amigos han tenido la delicadeza de hacerme un homenaje por haber sido galardonado por el Skal de Andorra como hombre extranjero del turismo, y cuyo premio recogeré el 27 de septiembre, Día Mundial del Turismo, en Andorra la Vieja.



            Entre los asistentes, se encontraban dos fundadores de esta tertulia, que lo es desde 1992, ente ellos Jesús Feijóo Domínguez, natural de Puebla de Alcócer (Badajoz) o el pianista Alberto Lebrato, pianista que fuera de la ilustre cupletista y violinista pacense Olga Ramos, de la que este año se cumple el centenario de su nacimiento. Por cierto, entre los asistentes estaba la también cupletista su hija Olga María que tuvo el acierto de dedicar un “veniven” a este humilde periodista.



            Francisco Lebrato Fuente, que había fundado una tertulia en Badajoz, vio que en Madrid había muchos extremeños en el mundo de las artes y decidió crear en 1992 otra. A ella acudieron personalidades de la talla de Pedro de Lorenzo o su discípulo el también periodista de ABC José Miguel Santiago Castelo. Después se han ido sumando otros extremeños o amantes de la región, residentes en Madrid, me cuenta Jesús Feijóo, quien manifestó que un día conoció Brozas, de cuya villa tengo el honor de ser su cronista oficial, porque compró unas ovejas negras de mi pueblo. Cuando lo conoció, personalmente. vio que era muy atractivo por la historia de sus personajes y sus monumentos.



            Después de celebrarse durante muchos años, se tomó la decisión de reunirse el último martes de cada mes en esta famosa taberna. Y cada jornada se dedica a un tema más o menos variado, o se hace un homenaje a uno de los contertulios. Siempre con camaradería y buen humor, hablando todos unos minutos sobre ese tema o el homenajeado.



            En esta ocasión hubo palabras muy bonitas de todos y cada uno de los asistentes hacia mi persona como profesional del periodismo turístico y como extremeño. A todos ellos muchas gracias. Les respondí a que era el Skal, esa asociación mundial de profesionales del turismo, que une a unos 15.000 profesionales de 83 países. Y les leí una noticia de 1931 que muchos de ellos amantes de la historia de la región no sabían (yo, tampoco).

Diario ABC, miércoles, 29 de julio de 1931. Edición de Andalucía.

Badajoz, 29. 2 de la madrugada

Se ha celebrado una reunión en la que están representadas todas las entidades de Badajoz para tratar del Estatuto regional.

Se acordó nombrar una comisión presidida por D. Juan López Prudencio para organizar actos de propaganda y acoplar las bases que han de ser examinadas en la asamblea general, que se celebrará el próximo día 19 de agosto.

Se telegrafió a Cáceres para que se haga la misma gestión, acordándose además ver con simpatía la campaña que realiza Huelva, provincia que quiere formar parte de la región extremeña.




El joven maitre del restaurante pidió a todos los asistentes a la tertulia de “El Rato” y a los que falten que escriban, cada uno de los tertulianos, un breve texto para colocarlos en unos marcos en la escalera de bajada a la cueva donde va a estar la bodega con las botellas de vino. Al final, los “escribientes” verán premiadas sus letras con unas buenas botellas de vino español. 





Por último, se anunció la visita al Museo de Olga Ramos, situado en una urbanización del norte de la ciudad de Madrid. (Foto de Olga María Ramos del Rincón de la Pianola)

miércoles, 8 de agosto de 2018

Maestros organeros en la villa de Las Brozas






         Cada verano me paso por la muy bien cuidada biblioteca municipal de la villa cacereña de Las Brozas, situada en lo que fuera colegio de las monjas carmelitas de Orihuela, y lugar donde residiera durante, al menos tres años, el insigne gramático Elio Antonio de Nebrija. Aún quedan rescoldos en el sitio de tanta sabiduría. Muy bueno sería colocar una placa de granito, similar a la que figura en la casa natal del gramático Francisco Sánchez de las Brozas, en la fachada del lugar para recordar a propios y extraños que “En este lugar residió con su familia el autor de la Gramática Española de la Lengua Elio Antonio de Nebrija”.


         Pues bien, como decía cada año me paso por la biblioteca y recojo algunos libros que tengan que ver con Extremadura. En esta ocasión ha sido uno titulado “Maestros de hacer órganos en la provincia de Cáceres. Siglos XVI – XX”, de Vicente Méndez Hernán y publicado en 2007 por la Institución Cultural El Brocense de la Diputación Provincial de Cáceres. 





          En la contraportada se reseña un resumen del libro en el que se destaca el “vacío documental que sobre algunos de los maestros organeros más importantes que trabajaron en nuestra región, al tiempo que reconstruye proyectos constructivos tan interesantes como el del órgano que la parroquia de Madroñera contrató a finales del siglo XVIII y restauro en el siglo XIX”. Con este trabajo el autor consiguió el Premio Extraordinario de Doctorado.



         Repasándolo muy por encima me encuentro tres citas en tres páginas de Brozas, dedicadas a la familia Amador, maestros organeros, que tenían su taller abierto en Brozas. Aporta el investigador Méndez Hernán que en esta época “se desarrolla el medio registro también denominado teclado partido o quebrado que vino a renovar la nueva estructura renacentista, al permitir que el intérprete pudiera multiplicar y enriquecer los recursos tímbricos del instrumento a su voluntad”. Y habla de la labor de Juan Amador en la iglesia de Santa María de Trujillo, allá por el año 1664, al introducir en esta ciudad el nuevo invento musical.



         El cronista oficial de la ciudad de Trujillo, mi buen amigo José Antonio Ramos Rubio en su libro “Estudio histórico artístico de la Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor de Trujillo”, publicado en 1990 por la Caja de Ahorros de Plasencia informa que el maestro Juan Amador “El Joven” se encargó de los dos órganos de este templo trujillano y que se supone que eran de pequeño tamaño, porque ya otro organero, el napolitano Horacio Fabri, se había encargado de realizar uno mayor. A Juan Amador padre e hijo se le uniría otro más José Amador, hijo y hermano de estos, lo que hace presuponer que en el siglo XVIII residían en Brozas tres organeros reconocidos en toda Extremadura.



Según este estudio doctoral, Juan Amador “El Viejo”. Él fue el que introdujo en la región el nuevo sistema del “medio registro”, concretamente cuando trabajaba en 1628 en la parroquia emeritense de Santa Eulalia. Este profesional trabajó en los órganos de Badajoz, Cáceres y Garrovillas de Alconétar. En Badajoz lo hacía en 1610 reparando y afinando los órganos; en 1618 en el que construyera para la iglesia de San Mateo de Cáceres Juan Francisco Fabri, hijo de Horacio. Dos años más tarde trabajaba ya en Garrovillas.



A su vez el 10 de agosto de 1667, Juan Amador “El Joven” se contrató con la iglesia parroquial de San Martín en Trujillo para construir un nuevo órgano que sustituyera al que había hecho Horacio Fabri.  Cuando el maestro de Llerena José Antonio de Larrea y Galarza construye el nuevo órgano de San Martín, el anterior de Amador es trasladado, en el año de 1761, al templo parroquial de la localidad cacereña de Madroñera.



La persona que estudió el órgano en Trujillo fue Carmelo Solís Rodríguez, sacerdote, canónigo de la Catedral de Badajoz y Académico de la Real de Extremadura, con el que me unió buena amistad durante sus intervenciones en los Coloquios Históricos de Extremadura. Su trabajo “Historia del órgano en Trujillo” fue presentada en el V Congreso de Estudios Extremeños en 1976 y publicada en Badajoz por la Institución Cultural Pedro de Valdivia.

lunes, 30 de julio de 2018

La película de Brozas ya tiene título






         El domingo 16 de marzo de 2014, un servidor escribía en mi blog “Cronista de Las Brozas” un artículo titulado “Secuestro en Brozas” primera película extremeña rodada en 1928”.

         El artículo empezaba así:

         Canal Extremadura Televisión ha presentado una primicia cinematográfica. Se trata del primer corto rodado en la región. Allá por los años 1928 o 1930, Herminio Torres, amante de la fotografía y el cine, rodó con sus amigos un corto de varios minutos en la carretera del río Salor, entre Brozas y Aliseda. Como no tenía título por sugerencia de la presentadora del programa "La vida al pasar", Raquel Martos, la he titulado "Secuestro en Brozas".

Para leer el artículo completo picar el siguiente enlace:






Pero esta misma semana, el cronista oficial de la ciudad de Cáceres, mi buen amigo Fernando Jiménez Berrocal, me envía una hoja del periódico cacereño “Nuevo Día”, fundado en 1926 y que dejó de editarse en 1932, en el que se da referencia de una amplia crónica titulada: “Los que son y los que serán los bandidos del Salor”, firmada por Francisco de Montes Bravo.



Es una hoja completa del periódico y aquí resumiremos los temas más importantes.

El primer es el título que le dieron al filme: “Los bandidos del Salor”. Todo ello viene porque un grupo de amigos estaban maravillados de la belleza de la naturaleza en esta parte del río que separa la villa de Las Brozas con Herreruela, en el recodo del puente viejo, que es el que se ve en la película y ese grupo de amigos decidieron hacer un filme en esos espacios naturales.




En la foto, el primero de la izquierda es el Conde de Canilleros


Todos ellos formaron el equipo técnico y artístico y fueron estos: El guión corrió a cargo del poeta cacereño, Miguel Muñoz de San Pedro, el conde de Canilleros y el operador Herminio Torres Cava. El reparto fue el siguiente, según reza la crónica: Don Juan Martín, agricultor y ganadero; señor Torres Cava (Herminio), conde de Ayax; don Miguel Ángel Ladrón de Guevara, don Gabriel Tinoco de Castilla, don Pedro Suárez de Mendoza y el barón de Torre Baza, consejeros del Banco de Extremadura, representados respectivamente por don Miguel Muñoz de San Pedro, don Manuel Flores de Lizaur y Bonilla, don Francisco de Montes Bravo, don Jesús Acedo Lobato y don Pedro González Elviro. El chofer de los consejeros era el señor Gómez Navas.



Los bandidos estaban encabezados por “Cara rajada”, que lo interpretaba Valentín Salgado Domínguez. “Alcaparrón”, Curro Juan Barroso; “Por esos mundos”, Lorenzo Marchena; “Galopín”, Julio Godoy; “Maoliyo Ventolera”, Miguel Ortiz Barrantes; “Francisco Blanco”, Eulogio Pavón; “El Moreno”, Honorato Durán; “El Vigía”, Pedro Romo; “El Lipotimia”, Salomé Torres Cava; “El Milímetro”, Mariano Montes Bravo.

El señor Valiente, que es el jefe de Policía, lo interpretó don Sebastián González. Y como policías, Julián Martínez Pavón, Zoilo Montes Burgos, Nicasio Sánchez Cordero y Pablo Claver Pérez. El jefe del coche de la policía fue el señor Durán Navarro.

Aquí se puede ver la película completa:




Ello me sirvió para que un servidor diera, en el aula del diario “Hoy” dos conferencias, una en Cáceres y otra en Badajoz sobre esta película y una biografía de Herminio Torres cava, quien fue fusilado el 3 de diciembre de 1936 junto a otros ciudadanos españoles por “los rojos”, el mismo día que Pedro Muñoz Seca. Entre mi documentación figuran los nombres de los que le arrestaron en su casa de Madrid por tener entre sus libros la encíclica Rerum Novarum del Papa León XIII.

miércoles, 25 de julio de 2018

El Brocense, en la Biblioteca Nacional de España



        Estos días de asueto vengo trabajando sobre un tema de El Brocense. Para ello me he desplazado hasta la Biblioteca Nacional, sita en el Paseo de Recoletos, junto a la Plaza de Colón, en Madrid.





        Pasé buena parte de la jornada en este bello edificio recorriendo sus pasillos con cuadros de los Premios Cervantes y visitando una exposición dedicada al poeta Luis Felipe. Me gasté buena parte de la mañana en la sala Cervantes, dedicada a los investigadores, y posteriormente, tras el almuerzo en la cafetería, por la tarde, en la Sala General. En esta sala están inscritos los nombres de los grandes escritores españoles de todos los tiempos en las cuatro paredes, emparejados: San Isidoro y Alfonso X el Sabio, Raimundo Lulio y Luis Vives, Cervantes y Nebrija y Lope de Vega y Quevedo. Claro que había muchos más en el techo. No pude sacar la foto porque está estrictamente prohibido copiar un libro y no dejan bajo ningún concepto, usar móvil como máquina de foto. 

       Sin embargo, en la parte de arriba hay 40 nombres de escritores ilustres y allí en una tríada los de la abulense Santa Teresa, y los extremeños Arias Montano y El Brocense. 

        Un pequeño apunte sobre Francisco Sánchez El Brocense (Las Brozas, 1523 - Valladolid 1600). Profesor de Retórica en la Universidad de Salamanca, humanista y gramático. Su obra máxima La Minerva "fue una obra monumental de las que rara vez logra producir el ingenio humano", en palabras de Marcial Solana en su "Historia de la Filosofía Española".

         Como cronista oficial de la villa de Las Brozas, me llevé una gran alegría.

domingo, 8 de julio de 2018

Los judíos en la villa de Las Broças



         La villa cacereña de Las Brozas no fue una excepción en el campo de la interculturalidad de sus habitantes. En la villa, como en casi todas las de Extremadura hubo una comunidad cristiana, otra musulmana y una judía.

         El estudioso del mundo judío en Extremadura es, por excelencia, Marciano Martín Manuel, más conocido como Marciano de Hervás, a quien me encontré recientemente en el VI Congreso del Mundo Judío en Zamora. Ha estudiado las poblaciones de judíos en Hervás, Coria, Granadilla, Plasencia y Trujillo. A la capital castellano-leonesa le llevó a presentar su novela  “La llama azul”, con un tema apasionante del judío imaginario en la historia y en la narrativa extremeñas. Llevó un solo ejemplar de su libro “Abraham Zacuto, el astrólogo de don Juan de Zúñiga”, publicado en 2010.




         Marciano estudia principalmente a don Juan de Zúñiga en el cuatrienio de 1485 a 1488 que es cuando rige los destinos de la Orden Militar de Alcántara y fue su último maestre. Le acompañaban en sus cortes de Alcántara, Brozas, Zalamea de la Serena y Villanueva de la Serena otros grandes personajes de la talla de Elio Antonio de Nebrija; su hijo Marcelo, comendador de la Puebla, y el astrólogo el judío Abraham Zacuto. Fue don Juan de Zúñiga un hombre de letras y también de armas al participar en marzo de 1487 de la conquista de Vélez - Málaga y también de la fortaleza de Málaga ciudad.

         Precisamente para la conquista de estos territorios musulmanes de la Península, Marciano de Hervás indica que los Reyes Católicos solicitaron impuestos “a las comunidades hispanomusulmanas residenciadas en los episcopados de Coria y de Plasencia. Tuvieron que satisfacer a la Corona de Castilla las gabelas extraordinarias para ayudare en la financiación de la campaña bélica contra sus correligionarios musulmanes del Reino de Granada”, según se cuenta en el Archivo General de Simancas, había poblaciones musulmanas en Brozas y otras localidades cercanas como Alcántara, Ceclavín, Valencia de Alcántara, Cáceres y Trujillo, entre otras.

       Igualmente había comunidades judías en estos territorios alcantarinos, como Brozas, Alcántara, Valencia de Alcántara y Gata, según el investigador valentino Francisco Galavís Bueno en su obra “Consideraciones sobre el Barrio Gótico de Valencia de Alcántara”, quien contó con la colaboración de los historiadores Bartolomé Miranda Díaz y Dionisio A. Martín.

         El autor hace una disquisición argumentando Antonio de Nebrija debió pasar, con Abraham Zacuto, una temporada que en Las Broças una temporada entre los meses de enero y febrero de 1487, mientras Zúñiga acompañaba a los reyes por tierras andaluzas. Ambos intelectuales charlarían y discutirían en mi pueblo sobre sus teorías gramaticales y astrales, uno escribiendo allí parte de su Diccionario, como explicaría El Brocense en su prólogo de su obra “Minerva” y el otro tal vez intentando realizar la carta astral de su amo, el maestre alcantarino.

         Algunos expertos consideran que la judería de la villa de Las Brozas se encontraba en una barriada cercana al templo de los Santos Mártires, delimitada por la calle Mártires, Hornos, Capitán Herrera y Cuesta manopla que llegaría hasta la plaza de la Encomienda, incluso alguien delimitó el número de sefarditas en esta localidad extremeña.

         En el reciente congreso de judíos celebrado en Zamora dos expertos, una cubana y un español, la primera en Miami, y el segundo en Jerusalén estudian las genealogías de los judíos sefarditas, uno de los cuales es el famoso cantante israelí David Broza, quien me dijo que su familia poseía la llave de la casa de Las Broças, antes de su expulsión hacia Portugal en 1492.


         Sin duda alguna, estos temas hay que estudiarlos y divulgarlos.