viernes, 9 de febrero de 2018

Nueva biografía de Francisco Pizarro





         Mi amigo el historiador natural de Carmona (Sevilla), asentado profesionalmente en Extremadura, Esteban Mira Caballos, acaba de publicar “Francisco Pizarro, una nueva visión de la conquista del Perú” editado por Crítica.


          He compartido con Esteban algunas actividades en un campo para los dos muy queridos como el de trabajar en el tema de la biografía de Nicolás de Ovando, mi paisano de la villa cacereña de Las Brozas, de la que uno tiene el honor de ser su cronista oficial, y que fue el primer gobernador español en Indias, concretamente en la isla de la Hispaniola, que hoy conforman dos naciones (República Dominicana y Haití) desde 1502 hasta 1509, sustituyendo a Cristóbal Colón.


         Este tema, como toda la extensa obra de Pizarro, Mira Caballos lo trata con otra visión, hombre que intenta despegarse de las teorías tradicionales del hombre conquistador y ve también la historia desde el punto de vista indígena, de los pueblos conquistados, con algunas hipótesis, que pueden ser acertadas o rechazadas por la historiografía actual.


         En las Brozas, concretamente en el salón de actos de ese palacio reconvertido en Casa de Cultura, “La Concordia”, le presenté hace unos tres años uno de sus últimos libros “La gran armada colonizadora de Nicolás de Ovando. 1501-1502”. En esta ocasión recibo directamente un sobre de Carmen Esteban, directora editorial de Crítica la última obra del doctor en Historia de América, Mira Caballos.


         Quiero resaltar aquí que este libro de 412 páginas, con numerosos grabados y fotografías a color, 209 están dedicadas a la biografía de Pizarro y el resto se reparte en fuentes, a la que dedica 35, así como un total de 17 apéndices de los más variados temas, desde la genealogía de los bisabuelos, abuelos y tíos paternos de Francisco Pizarro, hasta la ascendencia comparada de éste con Hernán Cortés, así como otros dedicados al valor del oro o las esmeraldas obtenidas en diversas expediciones. Igualmente hay un precioso glosario pata captar, aun mejor, algunos términos propios del mundo antiguo inca. Para el estudioso de este conquistador español que dio todo un imperio, el Tahuantinsuyu inca al imperio español, hay numerosos datos en las notas, así como una larga bibliografía y un utilísimo índice alfabético, de donde entresaco algunos apuntes para recalcar la figura del jefe de Pizarro en la Hispaniola, mi paisano Nicolás de Ovando, del que el año 2000 escribió una biografía, como de otros; Hernán Cortés o Hernando de Soto.


         En su biografía, Mira Caballos habla del ajusticiamiento de la princesa Curi Ocllo, hermana-esposa del inca Manco Capac. Cuando el inca se alzó en armas, huyó con ella. Pizarro atacó el campamento del inca y capturó a su esposa. Cuando los indios mataron a los emisarios españoles que iban a negociar, Pizarro mandó ajusticiar a la princesa, azotándola y asaetándola hasta la muerte y el historiador considera que fue un acto similar al que hizo Ovando con la princesa taina Anacaona en la Hispaniaola, tres décadas antes y que forma parre de la leyenda negra española, esa que tanto hacemos los españoles por difundir y otros pueblos cercanos (léase franceses o ingleses) por difuminar sino tapar.


         Más adelante el biógrafo indica lo siguiente: “Mi hipótesis, que quizá nunca logre verificar científicamente, es que Gonzalo Pizarro y Francisca González, sí fueron sus padres (de Francisco Pizarro), existiendo demasiadas pruebas y demasiada unanimidad para dudar de ello. Pero no biológicos, sino adoptivos. Intentaré exponer mis argumentos lo más claramente posible: Pocos saben que Gonzalo Pizarro tuvo al menos dos hermanos varones; Juan y Diego, así como un primo hermano con el que tuvo una estrechísima relación, Francisco Pizarro.  Juan Pizarro llegó a la Española en la armada de Nicolás de Ovando en mayo de 1502 y se asentó en la pequeña villa de San Juan de la Maguana donde ostentó una encomienda de 44 indios”.


         Mira Caballos argumenta, en contra de numerosos historiadores, que dicen que Pizarro llegó a la isla de la Española, hacia 1504 pues “no comparece en la documentación al llegar con posterioridad a la pacificación de la isla cuando ya se había repartido el botín y se habían realizado los repartimientos”, de ahí que a su tío Juan le tocaran 44 indios en la encomienda de San Juan de la Maguana. Otros historiadores dicen que llegó en la flota de Nicolás de Ovando en 1502 como paje de éste, pero Mira indica que no hay ningún documento que lo acredite.


         En esta biografía de Francisco Pizarro, Mira Caballos la basa en el empleo exhaustivo de las fuentes. Nos sugiere mirar la vida del conquistador del Perú de otra manera y “enfrentándonos a la realidad del acuerdo con la mentalidad de nuestro tiempo y superando una vieja tradición de mitos y recelos”.


Precio del libro: En papel, 23,90 euros y en “e-book”: 13,99 euros.


Este fin de semana estoy leyendo el libro, cuando desde Honduras, un amigo, José Antonio Zúñiga, presidente del Skal Club de Tegucigalpa, me remite un artículo de un periódico de Chile,  www.economiaynegocios.cl titulado "Los quipus incaicos guardan mucho más que sólo números", en el que se cuenta la investigación de un estudiante de la Universidad de Harvard sobre la escritura y las cuentas de los incas. Pica este enlace y leerás este artículo: 
http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=432151


3 comentarios:

  1. Un libro que merece la pena leer y releer, tal como lo presentas, querido Paco.
    Considero que es un gran homenaje a la gran gesta del descubrimiento y conquista de América. Algo que tengo la impresión, de que en España no hemos sabido admirar y colocar en el lugar heroico que le corresponde.
    Estoy seguro de que hubo episodios oscuros en esa conquista, que habría que condenar, a pesar de que son fruto de otra época y de otra mentalidad. Pero hay que valorar, que España, hoy día, le debe el peso internacional que tiene, al esfuerzo de los extremeños y de todos los españoles, que decidieron cruzar el océano, para exponer sus vidas a una aventura incierta y arriesgada, en la que le dieron mucha gloria a su patria, y de cuyas rentas todavía vivimos y dependemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas muchas razón. A pesar de ver hoy la historia con otros ojos, los españoles, y los extremeños en particular, realizaron grandes hechos históricos que otras naciones habrían sabido ensalzar a través de la literatura y el cine y nosotros... tan ñoños como siempre.

      Eliminar
  2. Nosotros, querido amigo J.P., somos al revés del mundo, en vez de defender lo nuestro, vamos y lo criticamos.
    Valioso libro por lo que se ve.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar